Cirugías genitales masculinas: Aumento de pene.

Alargamiento y engrosamiento de pene

El tamaño del pene ha estado históricamente relacionado con la masculinidad para una gran parte de la sociedad. Unas dimensiones pequeñas, aún dentro del rango de la normalidad, puede producir en el hombre problemas de autoestima.

La intervención de agrandamiento de pene se emplea para la corrección del tamaño real o aparente del pene tanto en su longitud como en su grosor. Para ello hay que tener en cuenta cuales son las medidas promedio del pene no erecto (entre los 8,6 y los 9,3 centímetros) y en erección (de 12,9 a 14,5 centímetros).

Incluye varios procedimientos que veremos a continuación, todos ellos con el fin de aumentar su longitud o grosor, y, es importante aclararlo, no destinados a tratar la disfunción eréctil.

División del ligamento suspensorio. Ligamentolisis de alargamiento del pene

A veces el tamaño real del pene entra dentro de los parámetros considerados normales, pero puede percibirse más corto porque exista grasa acumulada en el pubis o cicatrices secundarias provocadas por cirugías en esa zona, lo que se conoce como “pene oculto del adulto”.

La ligamentolisis supone una forma de hacer que el pene, en estado flácido, ofrezca un aspecto más largo, aunque no aumentará su longitud en erección.

Esta cirugía consiste en cortar los ligamentos suspensorios, que tiene la función de retraer el pene hacia el hueso púbico. Al cortar el ligamento, el pene cae con toda su longitud en estado flácido. Se puede llegar a conseguir un alargamiento de 2 a 4 cm.

Para finalizar la intervención, el cirujano realiza un cierre de la herida quirúrgica en V-Y. Esto permite tubulizar el trozo ganado en el aumento de pene para obtener un efecto más natural y disminuir el riesgo de retracción posterior.

Para evitar la retracción del ligamento suspensorio tras su división, durante la intervención se coloca un tejido espaciador entre el pene y el hueso pubis, de tal forma que se mantendrá el alargamiento obtenido. En principio, no solemos recomendar dispositivos mecánicos extensores durante el postoperatorio.

Engrosamiento con células madre

El engrosamiento del pene consiste en un aumento de la circunferencia del pene tanto en estado de reposo como en erección. Puede realizarse a la vez que la intervención de alargamiento de pene o de forma aislada, mediante diferentes técnicas.

Para llevar a cabo el engrosamiento de pene existen técnicas permanentes y otras temporales, mediante grasa, matriz de colágeno o ácido hialurónico. La más empleada es la técnica de grasa ultrafiltrada con células madre. Las tres técnicas dan buenos resultados, teniendo cada una de ellas sus peculiaridades.

El Ácido Hialurónico es efectivo e inmediato, pero su efecto es temporal (aproximadamente 1 año). La gasa ultrafiltrada es tejido del propio paciente y se puede poner en la cantidad que se desee, si bien se puede reabsorver parcialmente. La Matriz Dérmica Acelular o malla de colágeno da también unos resultados permanentes y obtiene un aspecto homogéneo de la cirunferencia del pene, si bien el engrosamiento está limitado por las dimensiones de la lámina.

Otras intervenciones relacionadas

  • Implante de prótesis testiculares: Esta cirugía del aparato genital masculino no está directamente relacionada con el tamaño del pene. La intervención permite, mediante una prótesis ovoide reparar el testículo en su forma y localización original perdidas por motivos congénitos, quirúrgicos o traumáticos. Actúa reponiendo el volumen y forma previas, con un efecto natural que mejora el bienestar psicológico. El implante de prótesis testicular se realiza bajo anestesia local. La incisión se realiza en la raíz del escroto, midiendo 2 centímetros y quedando completamente oculta. Los nuevos geles de silicona son de una textura similar a los testículos normales, por lo que el aspecto y la palpación son muy naturales.
  • Laser lipólisis o liposucción de la zona prepúbica: en caso de haber grasa localizada en el pubis, su eliminación consigue aumentar el tamaño del pene tanto en reposo como en erección.
  • Circuncisión y prepucioplastia: reduciendo y despegando el excedente de la piel que cubre el prepucio, se libera el glande mejorando funcional y estéticamente el pene.
  • Escrotoplastia: indicada en hombres que tienen demasiada piel en la zona del escroto y sirve para complementar la sección del ligamento suspensorio. Un exceso de piel en esta zona puede llegar a ocultar parte del pene, haciendo que se vea más pequeño.

Para quién está indicado

La cirugía de la zona genital del hombre está especialmente indicada en casos de micropene (menos de 7,5 cm en reposo) o pene oculto En general para aquellos hombres descontentos con el tamaño del pene o el aspecto de otra parte de su anatomía íntima.

No está recomendada en caso de padecer alguna infección activa en la zona o problemas sistémicos.

Cuidados tras el tratamiento de aumento de pene

Aunque depende del procedimiento empleado, en general se da una rápida recuperación. Es normal sentir algún tipo de molestia, que se controlan con medicamentos.

En algunos casos, el pene puede necesitar ser cubierto con un vendaje quirúrgico. Las cicatrices quedan prácticamente ocultas y después de un tiempo serán casi imperceptibles, aún en el caso de que no se tenga vello púbico.

Será importante cuidar la higiene y no realizar deporte ni mantener relaciones sexuales durante las primeras cuatro semanas. Se podrá reanudar la rutina de ejercicio normal aproximadamente al mes después de la cirugía.

Alargamiento y engrosamiento de pene en Madrid

Si quieres conocer todos los detalles sobre estos procedimientos de aumento de pene y otras técnicas de cirugía genital masculina, no dudes en ponerte en contacto con la clínica del Dr. Sarmentero en Madrid. El doctor es experto en cirugía genital y pone a disposición de sus pacientes un entorno seguro en prestigiosos hospitales de la capital, donde disfrutan de una atención y un seguimiento personalizado para recuperar la autoestima.